daniel comeche

Salvaje

Escapo de la rutina, huyo del cemento tecnológico, de la pantalla brillante, de esta invasión del paisaje publicitario.

Busco un lugar donde domine la tierra humeda, vientos que lleven nubes de lluvia.

Caigo en un sueño de negros honestos, sólidos, densos. Cargados de sal de mar y de hierba fresca. Me rodean ramas antiguas, plantas ancestrales, ríos con olas que se lo tragan todo.

Siento el miedo.

Mi mente tiene miedo. Miedo de no conocer.

En mi inconsciente habita un tiempo de piedra y noche. Un ser de sangre y músculo, espinas y hueso, aguarda ahí dentro, calmado, al acecho, bajo la capa social que nos puso a salvo de nuestras propias iras. Como un fantasma que se agita en las sombras de la memoria.

------------

2019